miércoles, junio 23, 2010

Cuando una relación finaliza, se queda el regusto amargo de qué podría haber sucedido, cómo podría haber cambiado todo si yo, ella, hubiesémos actuado de manera diferente. Inicialmente negamos que está sucediendo, luego llega un enfado con la situación, con la otra persona, con una misma. Posteriormente se negocia, para que no finalice, a sabiendas de que se está comprando tiempo que realmente es dilatar el fin. Y luego llega el vacío insondable, el dolor.
Después de esto uno lo acepta, dicen los médicos y psicólogos.

Pero la realidad es que una va en una montaña rusa, pasando de una a otra fase y volviendo a comenzar los loops, subidas y bajadas. Hasta que un día sale el sol.

Una puede pasar este proceso divirtiéndose, teniendo sexo, bebiendo sin fin. Anestesiándose a la espera de ese sol que saldrá.

O una puede sacar sus fantasmas de paseo para verlos, para conocerlos, para pelear contra ellos.

Esta vez he elegido el segundo camino, que ahora es tortuoso, pero me convertirá en alguien mejor, o por lo menos más feliz después. Porque por lo que es ahora solamente duele.

Te voy a echar de menos.

7 comentarios:

  1. Anónimo12:27 p. m.

    Hace algunos años, creo que te mande un sms en el que decía, que el sol al final termina saliendo. ¿Lo recuerdas?

    ResponderEliminar
  2. no recuerdo el mensaje pero sí el concepto :)
    a veces está saliendo el sol. cada día un poco más

    ResponderEliminar
  3. Anónimo6:12 p. m.

    El sms fue en diciembre, el año 2001, tu ivas camino de P....... en un autobus a pasar las fiestas. Previamente te había acompañado a la estación de autobuses en Avenida de América.

    ResponderEliminar
  4. como te amparas bajo un anónima desconocida... :P
    entonces claro que sí, el sol ha salido y se ha ocultado unas cuantas veces desde entonces.
    y está volviendo a salir (tímidamente, pero lo hace)

    ResponderEliminar
  5. Anónimo11:21 a. m.

    Que anonima ni que leches, que yo tecnologías las justas, manda huevos que aún no me conozcas. Si todavía no lo sabes acuerdate del método de las rayas en la pizarra, por cada día que pasa. De todas maneras lo importante es eso, que el sol esta volviendo a salir.
    Me alegro.

    ResponderEliminar
  6. ya tenía claro quién eras, señorita que no baila.
    café para cuándo? :)

    ResponderEliminar
  7. Anónimo2:21 p. m.

    ¡Joderrrrrrrrrr! se me había olvidado ese mote, y el caso es que me gustaba, te parecerá una tontería pero me parecía que tenía cierto matiz literario.

    Esta semana ando un poco liada, pero para la otra, si te va bien podíamos ir pensando en una tarde.

    ResponderEliminar