domingo, agosto 01, 2010

La vida no es siempre lo que parece. A veces es mejor.

5 comentarios:

  1. Anónimo7:56 p. m.

    Dominó por Por Juan Luis Castillo (Fragmento)

    Leonora me mira con su alegría contagiosa.
    Lleva seda trasparente, camina por la plaza con sus manos alargadas, quizá no me guste el matiz de
    sus manos.
    Siempre estoy preso de la incomprensible espesura de sus ojos, en pocas palabras: amo el torbellino.
    De ahí recorro las rocas y el vuelo de su pelo,
    la luz que llega de todas partes para que nuestras sombras se abracen,
    y por supuesto la ilusión de lo que fue y será, el ahora que nos cuenta la inocencia de un beso.
    ¿Dejó marcados sus labios en mí? paso mis dedos sobre mi boca para besarla una vez más, y
    cuando de nuevo la luz roza la línea que dejó, su caricia se desvanece sin encontrar mis ojos.
    No color, todos los colores, la irrupción indefinible del
    blanco y negro,
    y la efectividad sumida en la sonrisa de Leonora que ya es un punto en el horizonte,
    como el suspiro enigmático de los pordioseros que recogen las migajas de las palomas en la plaza

    Puedes leerlo aquí:
    http://www.scribd.com/doc/35188633/Revista-La-Santisima-Trinidad-numero-XIX-edicion-de-junio

    ResponderEliminar
  2. anónimo, y tú quien eres?

    ResponderEliminar
  3. Anónimo6:38 p. m.

    Déjame, por favor, continuar en el anonimato. Me gusta lo que escribes y la inmediatez y sinceridad que lo acompaña. Te conozco desde que eras pequeñita, silenciosa y observadora. La casualidad me hizo encontrar este rincón. Gracias.

    ResponderEliminar
  4. Me gustaría conocer (en privado, con contestación que no publicaré) quién eres.
    Sobre todo por aquello de que era pequeñita :)

    ResponderEliminar
  5. como puedes ver no se publica si no lo autorizo. emontmas@hotmail.com

    ResponderEliminar